• Atanas Angelov, MFIA

Las 5 razones por las que invertir en Fondos de Inversión


Los últimos 20 años han sido frenéticos y tremendamente desafiantes, llenos de cambios acelerados y necesidad de adaptación. Son tiempos difíciles, en muchos aspectos, y también para el ahorro. Atrás quedaron los tiempos en los que se podía dejar el dinero parado en el banco y, al cabo de un año, obtener un +5% de rentabilidad con un riesgo mínimo. La crisis financiera global del año 2008 ha dejado tras de sí un escenario de tipos de interés nulos, o incluso negativos, que han causado un quebradero de cabeza para muchos asesores financieros y ahorradores.


Mucha gente ha tenido que aceptar el nuevo paradigma o fracasar en el camino: o asumo algo de riesgo o no conseguiré ninguna rentabilidad. Esta nueva estructura ha hecho que muchos ahorradores se vean empujados a los mercados financieros con el objetivo de lograr un mínimo de rentabilidad para sus inversiones, pero, no todos saben cómo hacerlo.


Sin duda, hay diferentes vehículos para lanzarnos a los mercados e invertir, pero en el post de hoy te vamos a mostrar 5 razones por la que creemos que una de las mejores es mediante los fondos de inversión.




¿Por qué invertir mediante fondos?



1. Seguridad



Sin lugar a dudas, uno de los factores más importantes que buscamos a la hora de invertir es el de proteger nuestro capital. Aquel por el que tan duramente hemos trabajado para ganar, no puede verse expuesto de cualquier manera. Este factor ha tenido crucial importancia especialmente en el mercado español, altamente conservador y acostumbrado durante muchos años a invertir en gran proporción únicamente mediante bienes inmobiliarios y depósitos bancarios. Si vamos a cambiar de paradigma y adentrarnos en el mundo de la renta variable, lo mejor es en ese caso hacerlo mediante un instrumento financiero seguro y respaldado, y los fondos de inversión son uno de los mejores en este sentido.


¿Por qué afirmamos que son un instrumento seguro? Veamos en primer lugar en qué consiste un fondo de inversión: es una institución de inversión colectiva (IIC), sin personalidad jurídica, la cual capta dinero de inversores (partícipes) en forma de aportaciones (participaciones) para invertirlo de forma conjunta, compartiendo una política de inversión conjunta, regulada, diversificada y ofreciendo un trato idéntico a todos los partícipes.


¿Cómo lo hace todo esto un instrumento seguro? Desglosemos esta definición.


En primer lugar, un fondo es una institución sin personalidad jurídica. Esto quiere decir que cualquiera de los activos en los que el fondo decida invertir, pertenecen exclusiva y únicamente a los partícipes que forman parte del fondo, quedando fuera de la masa concursal de ninguna de las entidades que formen parte de la gestión, custodia o distribución de los mismos o de cualquier aspecto del fondo. En otras, palabras y poniendo un ejemplo: si tengo acciones del banco XYZ y mañana el banco quiebra, mis acciones del banco valdrán 0€. No obstante, si tengo un fondo de inversión que es gestionado por el mismo banco, mis participaciones y el fondo no se verán afectadas, ya que el fondo es independiente del banco.


Segundo, existe una política de inversión común. Esto significa que mis participaciones no pueden ser discriminadas y no pueden ser tratadas de una manera distinta a la del resto de partícipes. Todo el patrimonio representa un conjunto y es invertido por una política común, atribuyendo a cada partícipe el valor que le corresponda en función del número de participaciones y del valor liquidativo.


Tercero, es una institución altamente regulada. Los fondos de inversión están sometidos a una estrecha vigilancia por parte del regulador, en el caso español la CNMV y más aún si forman parte del universo de fondos de la normativa europea UCITS (Undertakings for Collective Investment in Transferable Securities).


Además de estos tres aspectos, cabe destacar que los fondos de inversión son instrumentos altamente transparentes. Están obligados a presentar periódicamente información relevante en cuanto a sus políticas de inversión (o cambios en esta), valor liquidativo, composición del patrimonio, etc., además de ofrecer también de forma periódica (normalmente mensual, trimestral o semestralmente) comentarios sobre la evolución del fondo y expectativas por parte del equipo gestor.


Por otro lado, es importante destacar que es de obligado cumplimiento que la depositaría de los activos que posee el fondo se encuentran en un tercero, normalmente un banco depositario, quedando su control totalmente ajeno al equipo gestor del fondo o incluso a la Sociedad Gestora del mismo. De esta forma, se evita cualquier tipo de intento de manipulación o estafa en lo que se refiere a la distribución del patrimonio. Y, al igual que cualquier empresa pública, los fondos de inversión están sujetos a auditorías periódicas por parte de terceros.




2. Profesionalidad



No nos cabe duda que una de las grandes ventajas de invertir mediante fondos de inversión es la accesibilidad a una gestión profesional y de calidad.


Como hemos visto en el apartado anterior, constituir un fondo de inversión no es moco de pavo y está sujeto a una alta regulación e importantes controles. Si vas a tomarte el tiempo y el esfuerzo en constituir un fondo, más vale que sepas lo que estás haciendo. Y este suele ser casi siempre el caso, los fondos de inversión están gestionados por equipos con experiencia en los mercados y que saben cómo invertir. Esto no nos va asegurar ni mucho menos unos excelentes resultados de rentabilidad, pero si una alta profesionalidad.


Además, el hecho de gestionar un alto patrimonio y cobrar una comisión por ello, proporciona al equipo gestor medios para acceder a recursos a los que normalmente los inversores particulares no podemos acceder. Estamos hablando de traders y gestores mejor cualificados, un equipo de analistas, mejores herramientas y terminales para acceder a los mercados, un equipo de gestión del riesgo, acceso a informes y análisis de mercado, equipos de cumplimiento normativo, y un largo etcétera. Otro factor importante derivado de la accesibilidad a estos recursos es la posibilidad de acceder a mejores productos y técnicas de cobertura, las cuales en ocasiones es difícil obtener como inversor particular.



3. Fiscalidad favorable



Si habías leído algo previamente sobre fondos de inversión probablemente estabas esperando este apartado. Y es que, sin duda alguna, la fiscalidad favorable es una de las grandes ventajas por las que merece la pena invertir a través de fondos de inversión.



Para resumir rápidamente en qué consiste este tratamiento favorable, los fondos de inversión cuentan con la capacidad de poder ejercer un diferimiento fiscal, es decir, no tendremos que declarar por la rentabilidad obtenida y acumulada por la inversión hasta el momento en que deshagamos la misma. Lo todavía más ventajoso sobre este diferimiento es que podemos traspasar nuestra inversión de un fondo a otro sin tener que tributar por la rentabilidad acumulada del primero. Si quieres saber más sobre esta ventaja, te recomendamos que eches un vistazo a nuestro post ‘La ventaja de los traspasos de fondos de inversión y el diferimiento fiscal’ para averiguar con más exactitud cómo funcionan los traspasos.



¿Cómo mejora esto nuestra inversión en comparación con otros vehículos? A igualdad de rentabilidades, el hecho de poder diferir nuestro pago de impuestos significa conservar invertido un mayor capital. Un capital mayor invertido nos da paso a obtener una mayor rentabilidad futura y aprovechar al máximo el poder del interés compuesto.



4. Diversificación



Es bien sabido que la clave para conseguir un riesgo menor y proteger nuestras inversiones es la diversificación. Es algo que tiene sentido pero no siempre es fácil de conseguir. Si invertimos mediante acciones directamente, necesitamos una cantidad de capital algo más considerable para poder optar a una cartera bien diversificada. La ventaja que tienen los fondos sobre invertir directamente en acciones es que podemos acceder a una gran diversificación con una inversión menor.



Cada vez con más ímpetu, la batalla por atraer partícipes y ganar activos bajo gestión, está llevando a muchas gestoras a reducir sus comisiones así como su inversión mínima en los fondos. Esto nos permite acceder a una inmensa gama de fondos con aportaciones tan bajas como un euro. El simple hecho de aportar a un fondo de inversión significa que ya estamos diversificando nuestra inversión en probablemente un mínimo de 15 o 20 activos. Esto es una gran ventaja, sobre todo para inversores principiantes.



Por otro lado, tenemos la opción de invertir en fondos que replican índices. Es decir, con una inversión de, por ejemplo, 100 euros, podríamos invertir a la vez en las 500 empresas del S&P500 (ojo, no confundir estos fondos con ETFs indexados, los cuales tienen un tratamiento fiscal similar a las acciones).


También tenemos que tener en cuenta que el enorme universo de fondos y la transparencia en sus gestiones y políticas de inversión nos permiten una fácil segmentación y clasificación de los fondos en distintas categorías. Esto es inmensamente útil a la hora de diversificar nuestra cartera. Y es que, no solo podemos diversificar al invertir en un fondo, si no que podemos diversificar invirtiendo en distintos fondos, que a su vez invierten en muchas empresas, una diversificación exponencial. De esta manera y gracias a la segmentación, podemos acceder a fondos que invierten en distintas geografías, en distintos activos, por tipos de industria, por el tamaño de las empresas, en función de la divisa en que invierten, por la duración de sus activos, hasta por inversiones socialmente responsables, muy de moda en los últimos años.



Esta capacidad de clasificación y perfeccionamiento de la diversificación nos permitirá ajustar nuestra cartera mejor a nuestro perfil de riesgo e incluso a nuestro horizonte temporal de inversión.



5. Accesibilidad



Dejamos para el final este punto pero no por ello es menos importante. Es algo que tendemos a pasar por alto a la hora de valorar inversiones pero es sumamente importante. Todos conocemos a alguien (si no somos nosotros mismos) que tiene cierto capital acumulado y está deseando sacarle algo de rentabilidad, pero no sabe dónde hacerlo. Inversión inmobiliaria, abrir algún negocio pequeño, incluso invertir en alguna start up prometedora. Son inversiones que sin duda alguna pueden ser muy rentables y suenan muy apetecibles pero, ¿cuánto esfuerzo conllevan? Con esto no queremos decir que no haya que tenerlos en cuenta e invertir en este tipo de activos, pero sin duda no tenemos que menospreciar la importancia de la accesibilidad a una inversión.



Los fondos de inversión destacan por ser fácilmente accesibles. Casi cualquier persona, con un mínimo de ahorros y el deseo de invertir, puede aportar a un fondo de inversión desde prácticamente cualquier lugar. Hoy en día y con la tremenda competencia en el sector financiero es cada vez más fácil acceder a un fondo de inversión. Desde una sucursal bancaria o incluso desde internet, sin tener que movernos de casa, podemos rellenar un par de documentos y en cuestión de minutos aportar a un fondo de inversión.



Y no solo la contratación inicial es importante, también las aportaciones periódicas y los reembolsos son muy sencillos de realizar. La mayoría de proveedores nos ofrecen incluso la posibilidad de programar aportaciones automáticas, “auto-obligándonos” a invertir en cuanto ingresemos la nómina a fin de mes, por ejemplo.


Como comentábamos anteriormente, inversiones mínimas desde cero euros, posibilidad de invertir desde nuestro móvil, mediante distintas divisas y con una liquidez alta, es hoy en día es más fácil que nunca invertir en fondos y esto hace sumamente fácil ahorrar para nuestro futuro.






Sin duda, si continuamos con el tema podríamos sacar muchas más ventajas de este excelente producto, pero hemos querido resumirlo en estas 5 que creemos que engloban en gran parte sus beneficios. En The Financial Report somos fieles creyentes en los fondos, pero esto no significa que recomendemos invertir solamente a través de ellos. Como hemos comentado en muchas ocasiones, la clave de una buena inversión es la diversificación y, en primer lugar la educación financiera. Por ello, te animamos a seguir educándote y a que le eches un vistazo a algunos de nuestros posts más recomendados en materia de inversión:



- El origen y potencial del interés compuesto

- Estrategias de inversión: La Cartera Permanente de Harry Browne

- Estrategias de Inversión: La Cartera Indexada de John Bogle

- Empieza a invertir. Guía sobre cómo determinar tu asset allocation



#fondosdeinversion #inversion #finanzas #ahorro