• Ionut Traian Matei

Cómo afecta el tipo de cambio a tu cartera y qué debes saber para protegerte frente al riesgo divisa

Uno de los pilares de la inversión debe ser una correcta diversificación entre distintos activos, sectores o regiones para mitigar riesgos en nuestra cartera, no obstante, diversificando estamos añadiendo otros riesgos a nuestra inversión.


Si invertimos en activos denominados en divisas distintas de la nuestra, las fluctuaciones del tipo de cambio afectarán al comportamiento de nuestra cartera. Este riesgo es denominado riesgo divisa.


La divisa es uno de los conceptos que más suele desconcertar a los inversores. Conocemos la importancia de la evolución de las divisas para la economía, pero muy pocos inversores le presta la atención que requiere en sus inversiones.


Por este motivo, en esta guía explicaremos cómo puede afectar a tus resultados las fluctuaciones de divisa, tanto a los inversores que construyen activamente su cartera como aquellos que invierten en fondos de inversión, y cómo puedes cubrir tu cartera frente al tipo de cambio.


Contenido


1. Riesgo divisa en la rentabilidad de nuestras acciones.

A. El precio por acción de Amazon y el tipo EUR/USD aumentan.

B. El precio por acción de Amazon aumenta y el tipo EUR/USD disminuye.

C. El precio por acción de Amazon disminuye y el tipo EUR/USD aumenta.

2. Riesgo divisa en las inversiones en fondos de inversión.

3. ¿Cómo disminuyo el riesgo divisa en mi inversión?

1. Riesgo divisa en la rentabilidad de nuestras acciones


A la hora de invertir en una compañía que cotiza en un mercado cuya divisa es distinta a la nuestra debemos tener en cuenta que nuestra inversión se verá afectada tanto por la fluctuación de la compañía como la del tipo de cambio.


Para analizar el efecto de las divisas, supongamos una inversión de 10.000€ en el NASDAQ para la compra de Amazon ($AMZN) cuya cotización a fecha de compra son $2.000 y el tipo de cambio EUR/USD es 1,200.


Veamos las distintas situaciones que pueden darse.


A. El precio por acción de Amazon y el tipo EUR/USD aumentan


Partiendo de nuestra situación inicial, dado el tipo de cambio hemos comprado 6 acciones de Amazon ($12.000/$2.000).


Supongamos ahora que el próximo año el euro se aprecia frente al dólar (aumenta el tipo de cambio EUR/USD a 1,3500) y la cotización de Amazon aumenta a $2.200.


Pese a que nuestra inversión ha obtenido una rentabilidad del 10% incrementándose a $13.200, el impacto de una apreciación del euro provoca que, si en este momento, vendemos nuestras 6 acciones de Amazon obtendríamos unas pérdidas de más del 2% (222€).


B. El precio por acción de Amazon aumenta y el tipo EUR/USD disminuye


En el supuesto de que se mantuviera el mismo aumento de la cotización de Amazon, pero el tipo de cambio en nuestro periodo disminuyera, es decir, el euro se depreciara frente al dólar obtendríamos el siguiente resultado:



Nuestra inversión obtiene el mismo 10% de rentabilidad en dólares, no obstante, también se beneficia de la fluctuación del tipo de cambio incrementándose hasta más del 25% dejándonos unas ganancias brutas de 2.571€ en el caso de que cerráramos la posición.


C. El precio por acción de Amazon disminuye y el tipo EUR/USD aumenta


En este último escenario, supondremos que el precio por acción de Amazon disminuye hasta los $1.800 en un año lo que nos dejaría unas pérdidas de $200. Sin embargo, debido a que el dólar se ha apreciado en comparación con el euro, nuestra inversión en dólares vale más en términos relativos al euro, por lo que pese a la caída del precio de la acción obtenemos una rentabilidad bruta positiva de 286€.



2. Riesgo divisa en las inversiones en fondos de inversión


Generalmente, cuando el inversor compra y vende acciones que cotizan en divisas distintas a la suya suele percibir fácilmente el incremento o descenso de la rentabilidad consecuencia del tipo de cambio.


Pero si tu cartera está compuesta por fondos de inversión te habrás preguntado ¿cómo afecta el riesgo divisa a las inversiones en fondos de inversión?


De igual manera que la inversión en acciones, un inversor que suscriba participaciones en un fondo denominado en dólares deberá primero cambiar sus euros a dólares (con el correspondiente coste de conversión) para poder adquirir participaciones del fondo.

En un caso muy similar al mencionado anteriormente, el partícipe verá que su inversión ahora depende directamente del tipo de cambio.


Sin embargo, un partícipe de un fondo de inversión no suele tener tan claro el riesgo divisa en su inversión si el fondo está en euros. Erróneamente, puede pensar que suscribiendo su capital a un fondo denominado en su divisa principal se cubre del riesgo del tipo de cambio.


Por este motivo, lo primero que debemos de hacer es distinguir entre la divisa en la que está denominado el fondo de inversión y la divisa en la que invierte el fondo.

Los principales fondos de inversión están denominados en distintas clases asociadas a diversas divisas (EUR, USD, GBP, CHF, etc.). Esta moneda será aquella que empleará el inversor para comprar y rembolsar las participaciones y es la que deberá tomar como referencia para calcular su rentabilidad.


No obstante, que el partícipe aporte su capital en euros, no implica que este exento del riesgo divisa a la hora de invertir. Por ejemplo, un fondo de inversión puede estar denominado en euros, pero invierte en acciones norteamericanas. En este caso, a pesar de que el fondo reciba el capital de sus inversores en euros, el gestor del fondo deberá comprar estas acciones en dólares estadounidenses y se enfrentará a los mismos riesgos que hemos comentado en la primera parte de nuestro post.


Si quieres aprender más sobre fondos de inversión y cómo se analizan, te recomendamos hojear nuestros análisis de fondos de inversión gratuitos, así como la guía sobre las principales ratios que debes tener en cuenta para invertir en fondos de inversión.

3. ¿Cómo disminuyo el riesgo divisa en mi inversión?


Existen numerosas opciones para atenuar el riesgo divisa a la hora de invertir. Un inversor puede decidir no invertir en activos denominados en otra moneda, pero no parece la opción ideal pues estaríamos obviando la mayor parte del mercado y concentraríamos nuestra inversión en una sola divisa.


La alternativa más utilizada por los inversores es el currency hedge que implica la cobertura mediante contratos de derivados financieros como las opciones, contratos forwards o swaps. Esto consiste en realizar una operación a futuro en el que fijamos el valor de divisa. El activo derivado que escogeremos dependerá en gran medida del grado de vinculación y compromiso que deseemos.


En los fondos de inversión mitigaremos el riesgo divisa, a través de la clase currency hedging que cubre la divisa local del inversor. Mediante esta política de divisa activa, el gestor del fondo garantiza una cierta cobertura frente a la exposición a otras monedas de la cartera, pero es importante resaltar que no se eliminará totalmente el riesgo divisa.


Gracias a la clase currency hedging, el inversor atenúa el riesgo divisa y reduce la volatilidad a la que está expuesto. A cambio de ello, aminora considerablemente la rentabilidad de su inversión consecuencia al incremento de los costes en comisiones.

A continuación, presentamos la evolución del fondo de inversión indexado Vanguard US 500 que replica al S&P 500 en su clase denominada en dólares (IE0002639775) y currency hedged con el euro (IE00B1G3DH73).



Como se puede observar, en el largo plazo, el incremento de los costes de la cobertura va mermando la rentabilidad del fondo de inversión.


Por este motivo, el inversor deberá decidir si le compensa reducir impacto del tipo de cambio reduciendo la volatilidad de su inversión en detrimento de una menor rentabilidad.


Parece claro que, si nuestro objetivo de inversión es el largo plazo, no compensa aumentar los costes cubriendo el tipo de cambio. No obstante, si nuestra meta financiera está en el corto plazo y existen perspectivas de apreciación del euro/dólar nos interesará contratar un producto currency hedged.