El trabajo en equipo, una asignatura pendiente en las empresas

 

“El trabajo en equipo, la comunicación y la coordinación entre departamentos son factores fundamentales para alcanzar el éxito empresarial” – hoy en día estamos acostumbrados a escuchar mensajes tan recurrentes como este a la hora de hablar de la importancia del trabajo en equipo dentro de la empresa, no obstante, pocas compañías y directivos entienden lo crucial que es implantar prácticas labores en equipo.

 

Personalmente, tanto yo como mi amigo Diego Fernández no comprendimos la importancia de la unidad y el equipo hasta que realizamos una actividad de team building pocas semanas atrás. Antes de comenzarla, ambos confiábamos en nuestra capacidad para resolver adversidades y sabíamos de las cualidades del otro, por lo que todo parecía indicar que no tendríamos ningún problema en superar con éxito cualquier prueba que nos plantearan.

Pese a esto, la suma de nuestro trabajo en equipo no estaba dando los resultados esperados y el output estaba siendo incluso inferior al trabajo que podíamos desempeñar por separado.

 

El principal motivo de esto fue que comenzamos la actividad sin tener claro las funciones de cada uno, sin comunicarnos en los aspectos claves y sobre todo sin confiar lo suficiente el uno en el otro. Todo esto hizo que estuviéramos descompenetrados y que, al ver el mal resultado que estábamos obteniendo (fracasando y siendo los últimos en la actividad), la tensión fuera creciendo entre nosotros. En ese momento entendimos que a veces es necesario caer para poder levantarte con más fuerza. Son en estas situaciones de crisis en las que te das cuenta de lo que estás haciendo mal y cuando planteas soluciones. Unas soluciones que llegaron gracias a una mejor comunicación y el confiar que, juntos, nuestro trabajo era mucho mejor que lo que pudiéramos hacer cada uno individualmente.

 

A partir de ese momento el cambio fue espectacular, conseguimos renunciar a ambiciones personales y comenzamos a trabajar conjuntamente hacia un objetivo común. Nuestro equipo superó las dificultades iniciales y obtuvimos un resultado increíble superando destacadamente la actividad.

 

La sensación que nos dejó la prueba fue de superación y satisfacción por las dificultades que sobrepasamos. Nuestra evolución se asemejaba en gran medida al proceso de creación de una empresa, ambos socios se conocen previamente y ambos son conocedores de sus capacidades individuales, sin embargo, tienen dificultades para establecer la estrategia de la compañía en común, para dividir las funciones que desempeñará cada socio y sobretodo, confiar y comunicarse correctamente con su equipo.

 

Del mismo modo este problema es algo habitual dentro de las empresas ya que es común que no se trabaje en equipo entre los departamentos, delegaciones o las filiales de una multinacional y pese a las evidentes ventajas y sinergias que se generan un amplio número de compañías todavía se siguen mostrando reticentes a promover una mayor integración entre sus partes.

 

Ciertamente en numerosas empresas la única comunicación entre departamentos se produce en situaciones de emergencia cuando algo deja de funcionar y parece que incluso se observa rivalidad entre ellos.

 

La solución, en un entorno globalizado y cada vez más competente, pasa por aprovechar todo el potencial de los recursos de la empresa, siendo el más destacado su capital humano y esto implica a parte de reclutar talento crear puentes entre los departamentos y promover las sinergias que el trabajo en equipo ofrece.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload