El alquiler como refugio del inversor más conservador.

December 9, 2018

No es ninguna novedad que durante los últimos años estamos observando considerables aumentos en el precio del alquiler, especialmente en las grandes ciudades europeas. El acceso a la vivienda se está complicando para gran parte de la población y todo el mundo se pregunta el por qué de este aumento y si existirá algún tope que le ponga freno. Hay numerosos argumentos que tratan de explicar este fenómeno que estamos experimentando y el cuál a muchos nos hace pensar si no hemos aprendido nada de la crisis financiera, que todavía no ha diluido todas sus secuelas. Algunos de estos argumentos tienen que ver con el aumento del turismo, la concentración en las metrópolis y el éxodo rural o el aumento de estudiantes extranjeros en las grandes ciudades europeas.. Sin duda alguna, estos son motivos  que han provocado un aumento de la demanda y consecuentemente una subida del precio del alquiler.

 

No obstante, otra razón que posee gran peso es la búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores, especialmente los más conservadores. En los últimos 5 años hemos entrado en un contexto que en épocas anteriores había sido impensable, rentabilidades negativas en las emisiones de deuda nacional. El famoso Quantitative Easing de Mario Draghi, en su afán de buscar estimular la tocada economía de la Eurozona tras la crisis financiera, ha sido para muchos inversores una estacada en su estrategia conservadora de obtención de rentabilidad. Inversores minoristas que acudían a emisiones de Bonos y Letras del Estado buscando, como mínimo, superar la inflación y mantener su poder adquisitivo, se han topado con un muro por el cual ven muy difícil conseguir esa rentabilidad sin exponer su capital al riesgo.

 

No es por tanto una locura pensar que, en gran medida, este contexto de tipos por debajo del cero por ciento no solo está perjudicando al inversor si no también al consumidor en cierta medida. Si nos fijamos en los gráficos del precio del alquiler en España y la evolución de los tipos, parece haber cierta asimetría entre estos aproximadamente desde el año 2014. A pesar de existir una bajada de tipos anterior, una vez adentrados los tipos en el terreno del cero por ciento, el precio del alquiler parece haberse disparado sustancialmente. Muchos inversores están optando por la compra de vivienda y alquiler, aprovechando los tipos bajos y el aumento de la demanda que poníamos en premisa, consiguiendo así aumentos ridículos de los precios que en algunas zonas de ciudades como Madrid o Barcelona llegan hasta el 20% anual.

 

 

Evolución de los precios del alquiler en España y Madrid.

 Fuente: elConfidencial.com

 

 

Evolución de los tipos de interés de la Eurozona

 Fuente: ECB

 

 

Este aumento de los precios está creando serios problemas en España, donde el Eurostat estima que la edad media de emancipación en nuestro país está entorno a los 29 años. En 2017, solo un 19% de los jóvenes por debajo de los 30 años había conseguido independizarse, cuando en 2008 esta cifra era del 26%.

 

Con los recientes rumores del fin del exceso de liquidez y la llegada de tímidas subidas de tipos, solo nos queda preguntarnos si esto conseguirá frenar la subida del precio del alquiler. ¿Podrán los inversores más conservadores volver a buscar rentabilidad en la deuda soberana? Es algo que no sabemos todavía, pero que, de momento, parece no estar cerca.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload